La hernia discal lumbar es una patología común. No todas las hernias discales lumbares precisan cirugía. Se estima que entre el 20% y el 30% de la población tiene hernias discales "asintomáticas". Es decir, que no provocan ningún síntoma de consideración.

La hernia discal lumbar es la causa mas frecuente, aunque no la única, de lumbago y ciática. El paciente debe ser escuchado y explorado neurológicamente. Normalmente se añaden algunas exploraciones complementarias. Basicamente las radiografías simples y dinámicas y la RNM. En ocasiones hay que añadir una TAC y EMG.

El tratamiento inicial debe ser conservador a no ser que de forma inicial el enfermo padezca daño neurológico, como pudiera ser un "pie caído" o una afectación de esfínteres. Cuando la hernia va asociada a una estenosis de canal raquídeo (especialmente foraminal)el tratamiento conservador no suele resolver el problema y hay que llevar a cabo frecuentemente la cirugía.

Existen varias técnicas quirúrgicas para tratar la hernia discal, aunque la microcirugía y microdiscectomía sigue siendo la que mejores resultados obtiene ( superiores al 90% de los casos).