La sintomatología más característica de la hernia discal cervical es la cervicobraquialgia, es decir, dolor irradiado desde la parte posterior del cuello hacia uno de los brazos (siguiendo la distribución de uno de los nervios cervicales, lo que denominamos el dermatoma).

El mecanismo de producción del dolor es similar al que se produce en la hernia discal lumbar. Ante la compresión de un nervio por un fragmento de disco herniado o extruído se provoca un dolor en la zona de representación de dicho nervio en la piel de la extremidad correspondiente. Si es en la zona lumbar provocará una lumbociática y si es en la cervical una cervicobraquialgia.

El paciente debe ser valorado y examinado clinicamente. Las exploraciones complementarias que se precisan suelen ser las radiografías simples y dinámicas y, la RNM. Resulta poco probable precisar una TAC.

Una vez diagnosticada se inicia el tratamiento conservador, que incluye la Rehabilitación. Si existe daño neurológico inicial ( parálisis de un brazo y/o pérdida de fuerza en piernas) se plantea de inmediato la cirugía.

Si el paciente no responde al tratamiento conservador se debe llevar a cabo la cirugía, que suele ser tan agradecida o mas que la de la hernia discal lumbar. La intervención quirúrgica de elección sería la microdiscectomía y artroplastia versus artrodesis, dependiendo del estado de la unidad espinal.